Envíos GRATIS a partir de 60€. Entrega en 48-72 horas.
¡REBAJAS! 20% en tus prendas favoritas

Algodón: tejido y acabados

Las telas de algodón se confeccionan en telares de plana. Básicamente el tejido consiste en entrelazar dos hilos (urdimbre y trama) para formar la tela.

La urdimbre es el conjunto de hilos que se colocan en “vertical”, y forman el ancho de la tela (color blanco del dibujo). La trama es el hilo que se va entrelazando en perpendicular a la urdimbre (color gris del dibujo). Cuando vemos una tela ya confeccionada, la urdimbre es lo que se llama el “hilo” de la tela, y la trama es lo que se llama “contrahílo”. Si tenemos la tela sin cortar es muy fácil distinguirlo: la dirección del “hilo” coincide con el orillo de la tela, que es el borde, y suele estar rematado con una tela más gruesa o de otro color. Es muy importante distinguirlos para cortar bien una tela a la hora de confeccionar una prenda. Cortar mal la tela supone que luego se deforme, no tenga la caída que debe tener, no se estire donde se debe estirar…

El número de hilos que se utilizan en la urdimbre y la trama determina la densidad de la tela. Y la manera en que la trama se entrelaza con la urdimbre determina el “dibujo” de la tela.

La estructura de dibujo más simple es el llamado “tafetán”, y consiste en pasar un hilo de trama alternativamente por encima y por debajo de cada hilo de urdimbre (dibujo superior) pero hay multitud de combinaciones que determinan los distintos tipos de tela.

Otro proceso que se realiza en la fabricación de las telas es la tintura. Hay varias opciones:

  • se puede teñir la fibra de algodón antes de confeccionar el hilo,
  • el hilo confeccionado y tejer la tela con hilos de distintos colores
  • la tela una vez confeccionada.

También se pueden “estampar” dibujos en la tela ya confeccionada mediante el proceso de estampación. Sería como “imprimir” la tela de modo similar a como una impresora imprime en papel.

Una vez obtenida la tela con el color o dibujo deseado, solo queda darle distintos acabados. Unos son estéticos (bordado, arrugado, plisado..) y otros son funcionales, para mejorar sus prestaciones, como el antimicrobiano, antimanchas, antipeeling…